|

Santiago Porras Jiménez, un revolucionario de la literatura, quien no se esquematiza en una temática, sino en una idea original.
Santiago Porras Jiménez, un revolucionario de la literatura, quien no se esquematiza en una temática, sino en una idea original.

Llegar a la casa de habitación de nuestro entrevistado fue fácil, nos movilizamos hacia el nor­te, detrás de la Catedral donde se en­cuentra la Casa Episcopal (residencia del Obispo de la Diócesis Tilarán–Li­beria), recorrimos un corto camino de piedras sueltas, lo que es muy carac­terístico de algunas calles de Guana­caste; subimos una cuesta y doblamos a la derecha, para llegar a la casa de habitación de nuestro querido escritor guanacasteco, Santiago Porras Jimé­nez, quien será galardonado el próxi­mo 25 de julio con el premio La Gran Nicoya; cuando nos faltaban 75 me­tros para llegar, a los lejos, vimos que estaba don Santiago, dando señales de orientación y esperando la visita de sus invitados.

Con trato cálido y afable, nos recibió en su hogar, el cual resguarda un am­biente de paz y naturaleza, árboles de malinche, de mango, que entre otros dan cobijo a muchas aves y otras espe­cies de animales. Como buen ingeniero agrónomo le da un gran valor a toda la familia de la flora. El corredor de su casa invita a la brisa para acompañar a quien lo visite.

Santiago Porras Jiménez es originario de Concepción de Abangares y actual­mente, se halla radicado en Tilarán, sus padres fueron Federico Porras López y Adelaida Jiménez García. Su pasión por la literatura inicia desde muy pe­queño, su primer referente fue su pa­dre, quien leía mucho, pero tenía la particularidad de leer en voz alta, lo que le despertó a Santiago la disposi­ción de escucharlo con mucha aten­ción; en las noches, su padre también tenía la costumbre de leerle cuentos, uno que le parecía maravilloso y que lo recuerda, es el famoso libro: “Las mil y una noches”.

Desde que tenía cinco años, él espera­ba que sus hermanos llegaran de la es­cuela con sus libros y siempre le daba curiosidad por saber de qué trataban cada uno de ellos; por ello, su madre tomó la decisión de enviarlo a la escue­la con tan sólo 5 años y medio de edad; lo que le dio la oportunidad de apren­der a leer a una edad más temprana de lo usual, sin embargo, para escribir, no fue tan rápido, ya que su letra no era tan agraciada, confesó, entre risas, don Santiago.

A sus 13 años, ya don San­tiago contaba con una lista de libros leídos, “La litera­tura no es un pasatiempo, sino una pasión a la que se le debe dedicar mucho tiempo” destaca en medio de la entrevista.

En la época colegial de Santiago, Mi­guel Ángel Arce fue su profesor de es­pañol, quien también fue un referente en sus inicios en la escritura.

La poesía fue otra motivación del es­critor, durante su estadía en Monterrey, se matriculó en un taller para capaci­tarse en esta área, no obstante, le sugi­rieron que los suyo era escribir litera­tura, durante su visita en esta ciudad, también se le presentó la oportunidad de conocer a escritores reconocidos de la literatura universal como Juan Rul­fo y Mario Benedetti, una experiencia muy enriquecedora para Porras.


El escritor e ingeniero agrónomo, Santiago Porras Jiménez en su casa de habitación tocando y cantando “Minero viejo”.
El escritor e ingeniero agrónomo, Santiago Porras Jiménez en su casa de habitación tocando y cantando “Minero viejo”.

Sin embargo, fue “la curiosidad” el motivo principal que lo indujo a es­cribir, sin dejar de lado, el gran respe­to que le tiene a la literatura. Su vida como escritor inició a sus 42 años, se considera un revolucionario de la lite­ratura, porque nunca se esquematizó en una temática a la hora de escribir. No le gusta que lo cataloguen como escritor costumbrista, ya que él no escribe la reproducción del habla de las personas, ni mucho menos utiliza estereotipos; que se mofan de tratos machistas o que choten al campesino, como lo hizo Magón y Aquileo Eche­verría en algunos de sus libros.

El cuento es uno de sus géneros pre­feridos, actualmente, ha escrito cuatro: “Cuentos de Ayer, de Hoy y de Nun­ca”, “Cuentos Guanacasticos”, “El Re­greso es Parte del Viaje” y “La Sombra Decapitada”.

Sus novelas son: “Avancari” y “Abra­zos de matapalo”. También ha escrito varios ensayos.

Aún le quedan algunos libros de más para publicar, que se encuentra en esta­do de recopilación.

Porras se siente muy satisfecho al sa­ber que dos de sus obras, “Avancari” y “Cuentos Guanacasticos” forman parte de la lista de lectura obligatoria del Mi­nisterio de Educación Pública (MEP).

Otra obra destacada por el escritor fue la composición de la letra de la can­ción Minor Keith “el testaferro” de la cantante y artista Guadalupe Urbina. Una letra que denuncia las desgracias que trajo Mainor Keith a las Juntas de Abangares, entre ellas enfermedades y muerte.

Porras dijo sentirse satisfecho por su aporte en el ámbito profesional y como escritor para Costa Rica, quien ha pro­movido cambios importantes, que han ayudado a mejorar en el entorno donde se encuentra. El escritor NO narra solo lo pintoresco, sino muestra la realidad y la denuncia, la historia debe conocer­se completa.

“Avancari” (nombre indígena de Abangares) narra la historia mítica de la mina de Abangares, vivida a prin­cipios del siglo XX; donde desnuda la explotación de los trabajadores. La novela tiene muchas voces: el minero humilde, el minero más jugado, los ca­pataces, las mujeres y el oro, también hay crónica periodística en la matanza de los negros.

Su obra más reciente es “Abrazos de matapalo”, la cual es narrada por voces femeninas, donde desnuda la otra parte de Guanacaste y se denuncia algunas prácticas, que denigran al ser humano, como el montador de toros; una explo­tación cultural donde se hace dinero, con la desgracia de otro.

Porras es partidario de la equidad de género en todo el sentido de la palabra, con un tono firme, dijo avergonzarse del machismo que se vive en su Gua­nacaste y de prácticas que no honran a su gente.

“Yo quiero a Guanacaste”, destacó Porras, pero falta organización y auto­nomía, para defender la tierra, historia y cultura, ni siquiera los nombres de sitios de Guanacaste llevan el título que le corresponde, y en ese sentido, se pierde la identidad e historia de la provincia.

Sus escritores predilectos son: Juan Rulfo, Kafka, Jorge Borges y de Quei­rós.

Al despedirnos tomó su guitarra y nos deleitó con una canción de su propia autoría “minero viejo”… Porras es un caballero, un buen ser humano, con gran sensibilidad social, que valida a la mujer, al trabajo honrado del campe­sino y al conocimiento que trae cada libro leído. Su humildad, tenacidad y curiosidad forman parte de algunas de sus muchas cualidades.

Colabora en la nota Fabricio Obando Chang, periodista de Periódico Mensaje 


Educación

12 Oct 2019

MEP fomenta procesos educativos más inclusivos en las aulas, como parte de la transformación curricular

Experta española en Diseño Universal para el Aprendizaje comparte sus conocimientos con docentes,...

Salud

A sus 81 años, Danilo Garro, realiza sus ejercicios con mucha flexibilidad.

12 Oct 2019

“Envejecer es un proceso no una etapa”

“Llegué a los 45…, 50..., 55, 59, 65 y envejecí, ya estoy hecho leña,”. Quizá en algún momento...

Deportes

27 Sep 2019

Hotel Bahía del Sol realiza su primera competencia de Aguas Abiertas

El próximo domingo 13 de octubre a las 6:00 a.m. se llevará a cabo el primer evento de aguas...

Cultura

11 Oct 2019

Fin de semana propone actividades de teatro, gastronomía y folclor

Teatro, danza folclórica, gastronomía, música, cine, entre muchas otras opciones culturales más,...

Ambiente

12 Oct 2019

Destacan rol de la movilidad eléctrica para acelerar la acción climática en América Latina

Ministros de medio ambiente y energía, representantes de organismos internacionales y el sector...