Publicidad

Dos escuelas que fueron construidas en la década de 1930, recobraron su antiguo esplendor gracias a las restauraciones realizadas con el presupuesto del  Ministerio de Educación Pública y el acompañamiento y supervisión del Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural (CICPC) del Ministerio de Cultura y Juventud.

Ambas estructuras, según la empresa constructora contratada, estarán listas en febrero próximo. Se trata de los centros de enseñanza Jesús Jiménez Zamora y Ascensión Esquivel Ibarra, antiguos edificios donde, por muchas décadas, adquirieron sus primeros conocimientos académicos los cartagineses.

Las escuelas fueron construidas en la misma época y están separadas por pocos metros en el centro de Cartago. Hoy, por las céntricas calles que las rodean, circulan una gran cantidad de vehículos -incluso pesados- y muchos apresurados transeúntes mientras los semáforos les regulan el paso. No obstante, al detallar su sobria arquitectura, es inevitable pensarlas inmersas en lo que debió ser la quietud de la ciudad cartaginesa de la década de 1930, cuando estaban recién construidas.

El director del Centro de Patrimonio Cultural, Diego Meléndez, indicó; “Nos complace contribuir con el Ministerio de Educación en el mejoramiento de las condiciones para estos estudiantes de Cartago. Sin duda, las mejoras en la infraestructura de estas antiguas escuelas, no solo son necesarias para preservar nuestro patrimonio construido, sino que impactan positivamente en los procesos de aprendizaje. ¿A quién no le gustaría estudiar o trabajar en una escuela tan linda como estas?

Sobre la Escuela Jesús Jiménez Zamora

Los decorados descubiertos en el escenario del salón de actos de la Escuela Jesús Jiménez fueron restaurados en estos días. Por: María José Calderón, ingeniera a cargo de las obras.
Los decorados descubiertos en el escenario del salón de actos de la Escuela Jesús Jiménez fueron restaurados en estos días. Por: María José Calderón, ingeniera a cargo de las obras.

Esta es una construcción de cemento armado de 1936 cuyo diseño y supervisión fueron realizados por José María Barrantes, uno de los más destacados arquitectos de la primera mitad del siglo XX. En estos días el inmueble patrimonial está siendo intervenido con el fin de restaurarlo y realzar su antiguo encanto.

Según su declaratoria como patrimonio histórico-arquitectónico, dada en 1990 mediante el decreto Nº 19698-C, la escuela “conforma parte del centro histórico de la ciudad de Cartago y juega un papel muy importante en el contexto urbano de dicha ciudad”. 

Desde octubre de 2017, se realizan trabajos en este inmueble, los cuales fueron abordados por sectores: iniciaron en el ala norte, pasaron al sótano del ala sur y luego al piso de arriba de este mismo sector.

Los pisos de mosaico recobraron su brillo, en tanto las puertas y ventanas de madera fueron también restauradas. Se pintó paredes y escaleras, se colocó un sistema de alarma contra incendios y se cambió la instalación eléctrica, entre otras mejoras.

Actualmente, trabajan en el centro del edificio donde se ubica el salón de actos y sus pasillos laterales, así como los vestíbulos: uno principal y dos a cada costado de este.

Al escenario del salón de actos -remate visual desde el vestíbulo por el que se ingresa al edificio-, se le restauraron sus decorados. Estos fueron descubiertos después de las labores de decapado de pintura.

La tarea fue encomendada a Mercedes Fontana, profesional en esta materia, quien trabajará en estos días en el escudo que corona el escenario, integrándolo al color de la pintura de fondo.

Según explicó Fontana, también retocará otros ornamentos como columnas y molduras que fueron pintados a su alrededor. De esta forma, el escenario recobrará su antiguo esplendor de los años 30.

Así luce restaurado el salón de clase de la Escuela Jesús Jiménez.Por: Centro de Patrimonio.

Restauración de la Escuela Ascensión Esquivel Ibarra por finalizar

A unas cuantas calles de la escuela Jesús Jiménez Zamora, se encuentra el  edificio de la Ascensión Esquivel Ibarra, que está por finalizar su total restauración. Las obras se encuentran muy avanzadas; ya se restauraron los pisos de mosaico de los pasillos y los de madera de las aulas; así como puertas, ventanas y cielos de madera; paredes, canoas y techos, y se pintó toda la parte externa.

La Escuela Ascensión Esquivel posee puertas de madera de dos hojas sobre las que hay un montante rectangular de ocho vidrios pequeños, cielo raso de madera en tablilla, pisos de madera en aulas y de mosaicos en pasillos y patio central circundado por corredores con columnas que rematan en arco.Por: Centro de Patrimonio.
La Escuela Ascensión Esquivel posee puertas de madera de dos hojas sobre las que hay un montante rectangular de ocho vidrios pequeños, cielo raso de madera en tablilla, pisos de madera en aulas y de mosaicos en pasillos y patio central circundado por corredores con columnas que rematan en arco.Por: Centro de Patrimonio.

El sistema eléctrico ahora cumple con el código vigente y se instaló un sistema de alarma contra incendios en las aulas y cámaras de seguridad en los pasillos. También se techó el patio central con una cubierta de policarbonato para que los estudiantes puedan aprovecharlo en época de lluvia.

En este momento se trabaja en el salón de actos, principalmente en la restauración de sus pisos de mosaico que estaban muy dañados con múltiples agujeros. Asimismo, se trabaja en las puertas y ventanas de madera y ya se restauraron las sillas que pronto volverán a su lugar.

En el escenario se instaló iluminación adecuada y se mantienen sus decorados de tapiz. Fontana solo trabajará en integrar un pedazo de tela tapiz faltante. Se espera que la entrega de la obra terminada sea en febrero, ya que solo falta restaurar el vestíbulo, colocar piso y una malla al patio central y terminar el salón de actos.

Para José Francisco Calderón Quirós, director de esta escuela, “la restauración como tal es excelente, es un apoyo a los estudiantes, un aporte donde se van a sentir muy motivados de trabajar, estudiar y aprender en un aula antigua, pero ahora muy bonita. Entonces, se van a sentir motivados, contentos en un buen ambiente, y no solamente ellos, se van a sentir motivados también los docentes y el personal administrativo de trabajar en una escuela tan, pero tan, bonita; y la idea es continuar por ese camino, en donde nosotros tenemos que darle mantenimiento”.

En 1990, la escuela fue declarada como Patrimonio Histórico-Arquitectónico de Costa Rica, mediante el decreto Nº 19984-C gracias a que la sección sur del inmueble es una sólida construcción de concreto armado de influencia neoclásica francesa, por su época de construcción, estilo y características de este sector, se le puede atribuir al arquitecto José María Barrantes. La sección sur fue inaugurada el 10 de noviembre de 1934, durante la administración de Ricardo Jiménez Oreamuno.


Educación

21 Ago 2019

IMAS y Correos de Costa Rica preparan paquetes escolares para el 2020

Para el periodo lectivo 2019, se entregaron 24 085 útiles escolares en Guanacaste.

Salud

20 Ago 2019

CCSS reprogramará citas suspendidas por huelga en un lapso de tres meses máximo

Pacientes deben tener sus datos actualizados, dado que para la reprogramación la institución los...

Deportes

17 Ago 2019

CCDR Nicoya ya tiene equipo de natación

Las lecciones se imparten en el polideportivo del cantón, para niños desde los 7 años hasta...

Cultura

12 Ago 2019

Con serenatas Bandas de Conciertos del MCJ celebrarán a las madres en su día

Un repertorio de música especialmente seleccionada será el obsequio que las Bandas de Conciertos...

Ambiente

31 Jul 2019

Banco Nacional con nota de excelencia en gestión ambiental

Calificación de 103.30 otorgado por Ministerio de Ambiente y Energía.