Publicidad

Don Pepe Arauz nació en Nicoya, el 13 de mayo de 1916, del hogar formado por don Blas Melisandro (Blasito) Arauz Arauz y doña Felipita Aguilar Vargas. Fueron sus hermanos Ramiro, Armando, Gladys y Carlos. Se casó con doña Marta Ramos Milanés, descendiente directa de los cubanos que llegaron a la Mansión de Nicoya a finales del siglo pasado, con Antonio Maceo y los ideales de José Martí, a luchar por la independencia de su país. De este matrimonio nacieron Arturo, Carmen, Ana, Carlos, Marta y Sandra.

Como todos los muchachos de su tiempo, don Pepe Arauz alternó sus primeros estudios con el trabajo viril de campo, lo que desde temprano lo identificó con las necesidades de los hombres que trabajaban la tierra. Hizo sus primeros estudios en la Escuela Central de Nicoya obteniendo el Certificado de Estudios Primarios en 1929. Luego cursó Estudios Secundarios en la Escuela Complementaria de Santa Cruz, donde se graduó de Maestro de Certificado Elemental en 1931 y posteriormente obtuvo su título de Maestro Superior, en 1938.

Inició su trabajo sirviendo de maestro allá por 1932, en la Escuelita de Rio Grande de Nicoya. Sirvió después en las Escuelas de Quiriman, San Antonio, Curime, Matina y Las Casitas. Posteriormente, en 1938 fue nombrado Director de la Escuela Antonio Maceo de la Mansión de Nicoya. Se desempeñó luego como Visitador de Escuelas del Circuito Tercero de la Inspección de Escuela de Guanacaste hasta 1948. Ese mismo año fue maestro en Palmar Norte de 0sa y en Escuela John D. Rockefeller de Turrialba hasta 1949. Se desempeñó como Jefe del Censo de Limón en 1950; y de 1954 a 1958, se dedicó a labores de Contador Municipal en Nicoya. Fue nombrado Supervisor de Escuelas del Circuito Quinto en Colonia Carmona, hoy Nandayure. En ese año y posteriormente a partir de 1962 hasta 1965 se desempeñó como Supervisor de Escuelas en el Circuito Primero de Nicoya, cargo en que más tarde se acogió a su jubilación como educador del Magisterio Nacional.

Su labor comunitaria encontró una de sus puntos más a partir de 1965, cuando se constituyó en uno de los fundadores de la Asociación Regional para el Desarrollo de la Península de Nicoya. En sus afanes de alcanzar mayores niveles de vida para sus paisanos, recorrió pueblos y caseríos, sin distingo económico, social o político, llevando el mensaje de las organizaciones sencillas, pero efectivos en el desarrollo comunal. Desde muy joven participó en la formación comunal y cooperativa del pueblo nicoyano, labor que se fortaleció cuando asumió la Dirección Ejecutiva de la Asociación Regional de la Península de Nicoya, y que anteriormente había combinado con mucha dedicación con su trabajo de educador.

En el periodo 1970-1974, fue electo diputado a la Asamblea Legislativa, donde desarrolló una amplia labor a pesar de ser legislador de oposición. Entre sus principales logros está el de haber participado en la creación del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), Ley de Socorro Mutuo de los Empleados de Comunicaciones, creación del Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM), creación del Instituto de Fomento Cooperativo (INFOCOOP), Ley de Enseñanza Obligatoria del Cooperativismo, Reforma al Código de Trabajo, Regímenes de Maternidad y Enfermedad para Pensionados. Luchó fuertemente para que se aprobara un proyecto relacionado directamente con la producción de granos básicos en el país. Fue miembro permanente del Instituto de Extensión da la Cultura ICECU.

La producción literaria de don Pepe Arauz se inició allá por 1957, cuando colaboraba con el Diario de Costa Rica y otros medios de comunicación, como La Nación, Radio Pampa y la Sección de Domingo a Domingo, utilizando el que fue siempre su seudónimo "Prudencio Aguirre Alemán", un campesino matambugueño interesado en los problemas nacionales. La recopilación de sus escritos fue reunida en el que denomino "Las Cartas y los Recuerdos de Don Prudencio Aguirre Alemán". Publicó un folleto con toda la información referente a las Festividades de Nuestra Señorita La Virgen de Guadalupe, donde recoge exquisitamente la historia y el detalle de tan bella tradición. Aquí es importante destacar que fue fiel devoto de la Virgen de Guadalupe, colaborando siempre con sus fiestas de diciembre, al igual que la hizo con San Blas, el Patrón de Nicoya. Su gran espíritu le permitió dedicar gran parte de su tiempo a fortalecer los valores religiosos tradicionales y que a través del tiempo han distinguido al pueblo nicoyano. Dentro de sus escritos, dejo inconcluso un libro, retomado ahora por sus parientes para ser publicado, libro que reúne la mayoría de sus vivencias, experiencias como maestro rural y su múltiple contacto con las gentes de campo que tuvo a través de toda su vida.

Don Pepe Arauz, fue un hombre que se destacó por su humilde manera de ser y poseer un desinteresado espíritu de ayuda para todas las personas que en una u otra forma tuvieron que ver con él. Siempre fue el hombre solicito a hacer favores sin distingos de condición, al que le agradaba ayudar a sus semejantes. Fue el hombre sencillo que nunca hizo alarde de su posición, dedicado de lleno a su familia, su pueblo, sus costumbres, sus tradiciones, haciendo siempre grandes esfuerzos por mantener vivo el auténtico espíritu de Nicoya y de Guanacaste. Vivió siempre para exaltar los valores de su pueblo, en la búsqueda sincera de la conservación de las tradiciones legítimas, en la esperanza siempre de hallar, dentro de la propia circunstancia regional, un mundo mejor para sus hermanos guanacastecos. Fue el caudillo silencioso, que luchó ardorosamente por su tierra, buscando con sencilla transparencia, alivianar las necesidades del su pueblo. El día de su partida, el pueblo generoso y agradecido, en un entierro de los más grandes que se recuerdan en Nicoya, le tributó una amorosa despedida y con sinceridad multitudinaria, demostró todo el cariño que merecen los hombres como Pepe Arauz. A su vez el hombre silencioso como siempre, correspondió a su pueblo amado, dejando cundidos los caminos, campos y veredas de bonitos recuerdos y maravillosas enseñanzas. Exaltamos su ejemplo de hombre de bien, de líder sencillo, de padre y esposo admirable, cuyo amoroso recuerdo vivirá por siempre en lo más recóndito y profundo de nuestros corazones.

Ing. Carlos Arauz Ramos,

Nicoya, Guanacaste.

Publicidad

Educación

27 Oct 2020

De empleados a emprendedores: el reto del aula

Escuela de Administración de la UNA hace aportes en formación.

Salud

27 Oct 2020

El uso diario de un oxímetro puede prevenir a tiempo complicaciones por Covid-19 y disminuir el uso de camas UCI

Es uno de los instrumentos clínicos más importantes, que ha permitido disminuir los casos graves...

Deportes

29 Oct 2020

Surf listo para recibir turistas en las distintas playas de Costa Rica

Ante la apertura de fronteras, Federación de Surf ha puesto en práctica todos los protocolos...

Cultura

29 Oct 2020

Museo de Arte Costarricense reabrió sus puertas al público con tres exposiciones

El Museo de Arte Costarricense, ubicado en el Parque Metropolitano La Sabana, abrió nuevamente sus puertas...

Ambiente

29 Oct 2020

Costa Rica ya cuenta con una Política para salvaguardar Áreas de Protección de ríos y nacientes

SINAC, Dirección de Agua, sociedad civil y municipalidades participaron en la construcción de la...