Publicidad
Publicidad

La antigua casa de bahareque de la familia Baltodano Agüero hace tiempo es utilizada como restaurante. Por: MS Hernández-CICPC.

Construida en la década de 1840, actualmente funciona como restaurante frente al costado sureste del templo católico

“Para nosotros es una gran satisfacción que ya es patrimonio, que se va a conservar y que le brinde un beneficio a la comunidad. Este es el mayor logro que hemos obtenido con esa casa”, mencionó Arístides Baltodano Agüero, copropietario.

Una nueva casona de bahareque en el corazón de la “Ciudad Blanca”, fue declarada este 14 de marzo Patrimonio Histórico-Arquitectónico de Costa Rica, mediante la publicación en el diario oficial La Gaceta del decreto N° 43895-C.

Se trata de la casa Baltodano Agüero, la que, al igual que otras construcciones de su época, fue producto de un paradigma arquitectónico y estético que acompañó el surgimiento de la ciudad de Liberia, según determinaron la historiadora María Soledad Hernández y la arquitecta Ileana Vives, funcionarias del Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural encargadas del estudio.

Según indicaron, sus orígenes se encuentran ligados al contexto histórico-social que produjo la consolidación de las haciendas ganaderas en la Villa del Guanacaste, hoy Liberia, para la primera mitad del siglo XIX. La casa ha sido un epicentro social, cultural y político; en gran medida por su ubicación privilegiada en el centro de la ciudad, y por su emblemático balcón, testigo de fiestas, celebraciones y transformaciones vividas por la sociedad liberiana.

“La historia y la memoria viva en torno a esta edificación, permiten establecer que esta casa fue construida entre 1840-1850 por la familia Alvenda, una de las familias fundadoras del poblado del Guanacaste -hoy Liberia-. De ello se desprende su enorme valor, pues la casa se sitúa en el surgimiento mismo del centro histórico y el trazado urbano de la ciudad. Esto vincula la edificación con los actores sociales que dieron vida a este espacio cuyos saberes, tradiciones y manifestaciones culturales, han caracterizado la identidad y la historia de esta ciudad”, expresaron.

De tal manera, la edificación constituye un espacio arquitectónico vernáculo, digno de preservarse por su antigüedad, su técnica constructiva y su estética decimonónica.

Vista interior de la casa recientemente declarada como Patrimonio Histórico-Arquitectónico. Por: MS Hernández-CICPC.

“Las casas de adobe y bahareque que todavía hoy se preservan en la ciudad de Liberia en Guanacaste, hacen parte de un paisaje cultural que pone en diálogo los valores del patrimonio construido, del patrimonio cultural inmaterial, y, del patrimonio natural, que posibilitó el desarrollo de toda la región”, indicaron.

En consecuencia, la declaratoria de la casa Baltodano Agüero se fundamentó en la necesidad de preservar y de poner en valor los saberes constructivos y a aquellos portadores de tradición asociados a la arquitectura en tierra, al uso de materiales sostenibles y amigables con el ambiente, así como, la historia y la memoria cultural de festividades, desfiles y actividades que desde hace dos siglos se celebran en las calles de sus barrios más emblemáticos, y que tiene profundos significados para la comunidad liberiana.

Para la declaratoria, las investigadoras concluyeron que este inmueble, de aproximadamente 180 años de antigüedad, posee un significativo valor cultural y ha preservado elementos fundamentales de su tejido histórico, de su diseño original y de los materiales comúnmente utilizados en la arquitectura de bahareque de las casas liberianas de siglo XIX.

“La casa Baltodano Agüero es un documento y un testimonio de la arquitectura tradicional de la ciudad de Liberia, constituye una imagen tipológica de gran significación histórica, social y cultural. Su arquitectura particular representa a la sociedad liberiana y los alcances materiales, técnicos y constructivos de su época, su significación y arraigo en la memoria, de propios y foráneos. Asimismo, posee un carácter excepcional por su unidad formal, espacial, material y técnico-constructiva, que responde a las necesidades de su época sobre funcionalidad, representatividad, identidad y arraigo”, concluyeron.

Por su parte, Arístides Baltodano Agüero, codueño de la propiedad y quien habitó la casa siendo niño, expresó al enterarse de la declaratoria:

“Desde hace años estábamos preocupados por cómo preservar esta casa para la comunidad liberiana. Es una de las pocas casas de hacienda que quedan en Liberia y de las primeras casas que hubo, por eso la propusimos para que fuera considerada como patrimonio histórico-arquitectónico. Obviamente, cumplir con ese proceso, que llevó varios años, nos llena de gran alegría, porque si se llegara a vender, el patrimonio sigue ahí y nadie podría botarla. Eso le da la seguridad, la certeza a la comunidad liberiana, de que se conservará, porque es una casa histórica, protagonista de todos los eventos importantes de Liberia”.


Educación

22 Mar 2023

Universidad Nacional llega al medio siglo de vida con rumbo firme

MUCHO DESARROLLO. Los graduados de la Sede Regional Chorotega de la Universidad Nacional han...

Salud

08 Mar 2023

Hipotiroidismo, enfermedad que afecta la salud de la mujer impactando en su vida personal y profesional

 Las mujeres tienen entre cinco y ocho veces más probabilidades que los hombres de tener problemas de...

Deportes

17 Feb 2023

GILBERTH CUBILLO MORENO EL TEACHER DEL ATLETISMO

El entrenador de atletismo del CCDR de Santa Cruz, Gilberth Cubillo Moreno es uno de los...

Cultura

21 Mar 2023

Bizarrap, Duki, Ryan Castro, Eshconinco, DISTO y una docena de Djs elevarán la fiesta a otro nivel en el Beach Fest CR 2023 en playa Tamarindo

Jangueo, Festa! y Member’s son los tres eventos que tiene el festival del 6 al 8 de abril

Ambiente

22 Mar 2023

Iniciativa “Mi Bosque” consigue sus primeros aliados

Encuentro en el Restaurante Onda rindió buenos frutos