• Monto total de los proyectos iniciados supera los ¢11.000 millones
  • De las 69 obras, ya se iniciaron 50 y 17 de esas están finalizadas


Imagen de archivo

A un año del paso del huracán Otto por nuestro país, 75% de las obras de reconstrucción consideradas con prioritarias ya están iniciadas y una tercera parte de esas, están finalizadas.

Así se desprende de un informe elaborado por ingenieros del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), entidad encargada de la ejecución de estos proyectos, como parte de un convenio de colaboración con la Comisión Nacional de Emergencias y las municipalidades de los cantones afectados.

De los 50 trabajos iniciados, 17 ya están finalizados, todos relacionados con limpieza y canalización de ríos, quebradas o lagunas y reconstrucción de diques.

En total, se contabilizan mejoras en 23 kilómetros de cauces de ríos en Upala, 8 kilómetros y Corredores y 22 kilómetros en Bagaces.

Además, en este momento se trabaja en la reparación de 111 kilómetros de caminos (51 en Upala, 38 en La Cruz y 22 de Bagaces).

En el tema de puentes, las obras se realizan de cero, pues las viejas estructuras quedaron completamente dañadas. En este momento se reconstruyen cinco puentes en Upala, otros cinco en Bagaces y dos en La Cruz. Está pendiente el inicio 9 puentes más (cinco en Upala y cuatro en La Cruz), trabajos que se iniciarán en las próximas semanas, de acuerdo con el cronograma de labores.

“A pesar de los numerosos inconvenientes, incluida la tormenta Nate, avanzamos en los trabajos, vemos la satisfacción de la gente con lo que ya está terminado, así como la expectativa en aquellas comunidades donde los trabajos están iniciados. Muchos sectores hoy cuentan con mejores condiciones para el desarrollo de sus actividades diarias. Las actividades que se están ejecutando contribuyen con la reactivación económica de las regiones afectadas por el huracán”, señaló Ignacio Arguedas, coordinador de las obras de reconstrucción por el ICE.

En el cantón de Pococí, específicamente en Barra del Colorado se trabaja en la reparación de 1800 metros lineales de aceras elevadas. En esta zona del país, estas aceras son indispensables pues durante emergencias como inundaciones, se convierten en el único medio para salir de la comunidad de forma segura.

Con el objetivo de colaborar con la reactivación económica de estos cantones, el 85%  (281 personas) de los obreros que trabajan en las obras son vecinos de esas comunidades, quienes vivieron la arremetida del huracán en noviembre de 2016 y hoy son quienes construyen sus caminos, puentes, aceras, e intervienen ríos.

“El trabajo conjunto entre instituciones nos ha permitido, en ocho meses, reparar caminos vitales para mover la producción y permitir el tránsito de personas en zonas que han sido siempre de difícil acceso. Además se limpiaron y canalizaron 53 kilómetros de ríos en esos cantones, con lo que se busca minimizar el efecto de futuros eventos climatológicos. La construcción de puentes también es transcendental en este proceso, en cuatro meses ya se contabiliza la construcción de 12. A eso se suma la reparación de 1800 metros lineales de aceras elevadas en Barrad del Colorado, estas aceras son la única red posible de tránsito interno en la localidad”, aseguró Mariano Figueres, Comisionado Presidencial para la Reconstrucción.

El monto total  hasta el momento de los 50 proyectos iniciados ronda los ¢11.032 millones y se espera que al concluir las 66 obras prioritarias alcance los ¢20.000 millones, dinero que se pagará recurriendo al Fondo Nacional de Emergencias.

De acuerdo con el cronograma de trabajo, cada semana se inicia una nueva obra y se espera finalizar las 69 durante los primeros meses del 2018.