Publicidad
Publicidad

Los nicoyanos iniciaron la celebración de la tradicional Pica e´ leña, el 12 de noviembre, día en que arrancó las celebraciones en honor de la Virgen de Guadalupe, cuyo día importante será el 12 de diciembre.

El 13 de noviembre, como marca la tradición, los boyeros y hacheros llegaron a las 4 a. m. a la Cofradía (casa)  de la Virgen de Guadalupe en Nicoya centro para desayunar rosquillas, tortillas cuajadas y café. Posteriormente, emprendieron el viaje hacia una finca propiedad de la familia Nema en el poblado de Las Casitas, unos 3 kilómetros al sureste de la ciudad.

De acuerdo con la historia nicoyana, esta tradición de picar leña arrancó un poco tiempo después de que empezara la devoción por la Virgen de Guadalupe en la Nicoya de entonces, es decir, que podemos estimar que pasa de los 450 años. Por la tradición oral indígena se sabe que la gente tenía que descansar en Nicoya para asistir a honrar a la Virgen, entonces hubo necesidad de buscar un sitio para alojarse y guardar la  leña para cocinar los alimentos de los festejos del 11 y el 12 de diciembre, así fue como nació la Pica e´ leña (como le dicen los nicoyanos).

La tradición

Las celebraciones en honor de la Virgen de Guadalupe se inician el 1 de noviembre con la “Contadera de Días”. Esta tradición heredada de los aborígenes empieza contando los días con granos de maíz  para determinar cuánto tiempo falta para el “gran celebro” del 12 de diciembre.

La Municipalidad de Nicoya, se une a esta celebración, es por eso que el alcalde Marco Antonio Jiménez, indicó que el gobierno local da un aporte a la Pica e’ leña para contribuir a mantener viva esta costumbre que forma parte de la cultura religiosa del cantón que el 11 y 12 de diciembre honra a la Virgen de Guadalupe con el "Baile de la Yegüita" cuando un lugareño baila la yegüita, otro toca la melodía en flauta, un tercero toca un tambor y un cuarto baila con la yegüita presentándole la imagen de la Virgen.

Para el 12 de diciembre, en la misa, la Banda Sinfónica Municipal, estará acompañando el coro de la iglesia.

“Todo está previsto para que en el desfile de la Pica e’ leña lleguen unas 80 carretas que se encarguen de trasladar la leña hasta la cofradía (casa de la Virgen) en el puro centro de la ciudad, acompañado de bailes típicos, cimarronas, caballistas y el sonido de las bombetas”, explicó el Alcalde.