Las municipalidades de Nicoya, Carrillo y Liberia firmaron un convenio que permitirá que Coopeguanacaste, R.L. reciba los desechos sólidos de estos tres cantones para procesarlos en una planta de gasificación para producir energía eléctrica que construirá la cooperativa en una propiedad en Belén de Carrillo.

El pasado lunes 22 de febrero, Marco Antonio Jiménez, alcalde de Nicoya firmó el convenio con el gerente general de la cooperativa Miguel Gómez Corea.

El 21 de enero anterior firmaron el convenio Carlos Cantillo Álvarez, alcalde de Carrillo y Luis Gerardo Castañeda Díaz, alcalde de Liberia.

El proyecto impulsado por Coopeguanacaste, R.L. daría la posibilidad a estas comunidades de una solución en el corto plazo para la disposición de los desechos sólidos que por mucho tiempo ha sido un “dolor de cabeza” para los ayuntamientos y por consiguiente un problema de gestión que genera contaminación ambiental al utilizarse vertederos a cielo abierto o bien de costos económicos al obligarse los municipios a trasladar sus desechos a zonas lejanas y pagar por su procesamiento.

Coopeguanacaste, R.L. no le cobrará a las municipalidades suscribientes del convenio ningún costo por el procesamiento de los desechos lo que representará una economía para ella alno tener que tratar más los residuos al enviarla a rellenos sanitarios privados.

El ahorro anual estimado sería de 66 millones de colones en el caso de la Municipalidad de Nicoya, de 278 millones de colones para la Municipalidad de Liberia y más de 100 millones de colones para la Municipalidad de Carrillo, recursos que los ayuntamientos pueden destinar a otras necesidades de sus comunidades según la autonomía municipal.

ABC del proyecto

El proyecto consiste en una planta de gasificación de desechos sólidos municipales que permitirá recibir diariamente 150 toneladas de residuos que  someterá a una temperatura de 1200 grados Celsius para transformarlos en gas que produce calor y mueve las turbinas para con ello generar energía eléctrica.

Estatus del proyecto

Actualmente el proyecto cuenta con el estudio de factibilidad completo y están muy próximos a finalizarse los diseños finales.

La viabilidad ambiental está en proceso en la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA)

La capacitación y comunicación a las comunidades vecinas se hará a través de un plan de formación que inició en diciembre de 2015 y que continuará en el 2016.

El inicio de la construcción se prevé cuando se cuente con la viabilidad ambiental.