Glendy Lagos / Periodista Periódico Mensaje

Hay momentos en los que apetece dejarlo todo, adentrarse en la naturaleza y descubrir lugares completamente innovadores, sin perder de vista las comodidades de un hotel de lujo, esta es la nueva propuesta de hospedaje que ofrece el hotel Isla Chiquita “Glamping”, que se localiza en Isla Jesusita, ubicada cerca de Paquera, en Puntarenas.

El proyecto posee una singularidad única al ser el primer hotel ubicado en una isla costarricense y por su concepto innovador de tiendas de campaña de lujo, conocido como “Glamping”, que es la fusión de las palabras “glamorous camping”, las tarifas  van desde los $175 a los $325 por noche, dependiendo de la temporada.

El hotel cuenta con 15 tiendas que miden alrededor de 35 m2 cada una, protegidas por lona reforzada, decoradas de una manera sobria y elegante con artesanías de los grupos de artistas de Guanacaste y totalmente equipadas con una cama King size, sabanas de 250 hilos, sofá cama, caja de seguridad, baño privado con agua caliente y una terraza con vista al entorno natural.

Las tiendas están colocadas en diferentes elevaciones para brindar libertad visual. Esta nueva alternativa de hospedaje abrió sus puertas en abril pasado sumándose a la oferta hotelera de Grupo Islita en Costa Rica.

Según mencionó Marco Thomas, Gerente de Operaciones, la creación de este hotel fue motivado por el deseo de Grupo Islita de mantener la tradición e innovar con productos hoteleros de alta calidad para el servicio del turista nacional e internacional.

El hotel fue desarrollado haciendo uso sostenible de recursos que ya estaban en la zona, se aprovechó la madera teca, que es una especie no nativa que estaba en la isla y empleando estructuras removibles en el proceso constructivo, también, cuenta con paneles solares para calentar el agua, agregó Thomas.  

En total la obra tuvo un costo aproximado de $2 millones

Al igual que los otros dos hoteles del Grupo, el Isla Chiquita “Glamping” opera bajo la lógica de Responsabilidad Social Empresarial de respeto por el medio ambiente, apoyo a las comunidades locales y mejora de las condiciones de la calidad de vida en poblados rurales en desventaja social, aspectos que han caracterizado la gestión de este grupo empresarial.

Debido a su posición dentro del Golfo de Nicoya, Isla Jesusita permite a los visitantes disfrutar de una gigantesca piscina natural de agua marina; mientras que el área del glamping es refrescado por la brisa oceánica que brinda una temperatura natural idónea para el disfrute y bienestar de los visitantes.

Para los amantes de la aventura y la naturaleza este es un lugar para desconectarse de la ciudad, empezando por el recorrido en el ferry, el contacto con la brisa del mar, el sonido de las olas, además de la hermosa vista de las montañas, hasta los cinco minutos en bote forman parte de la experiencia placentera. 

La idea de este alojamiento va mucho más allá que solo dormir en un espacio diferente. Se trata de disfrutar del máximo contacto con la naturaleza.

Isla Jesusita es famosa porque sus aguas se pueden aprovechar para deportes acuáticos como Kayak, Stand Up Paddleboarding además se pueden hacer actividades como la pesca artesanal con cuerda, tour de bioluminiscencia, tour a la reserva Curú entre otros.

Según afirmó Thomas, la visión de Isla Chiquita es el “Pura Vida”, de Paquera; es representar el menú, los productos frescos locales como el pescado fresco, mariscos, guayabas y que además reconozcan el hotel y Paquera como un destino turístico.

Sin duda, Isla Chiquita “Glamping” ofrece una experiencia fascinante, tiene todo para relajarse y darle al turista unas vacaciones llenas de aventura.

Así que, si tienen la oportunidad de vacacionar en Isla Chiquita, la recomendación es que prueben el ceviche de la casa y el chiskey de guayaba.