Setenta y dos sedes de Ebais, en todo el país, presentan alguna afectación a causa de las condiciones meteorológicas generadas por el paso de la Tormenta Tropical Nate.

Según explicó el doctor Daniel Quesada Rodríguez, director del Centro de Atención de Emergencias y Desastres (CAED) de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), esta afectación se genera por diferentes causas, entre ellas: las inundaciones, la incomunicación a causa del bloqueo o daño de vías de transporte y la interrupción del fluido eléctrico.

La región que más daños reporta es la Chorotega, que incluye la provincia de Guanacaste y el cantón de Upala, donde 33 sedes de Ebáis presentan afectación.

En el caso de las sedes de áreas de salud y hospitales todos se encuentran laborando con normalidad. En el caso del hospital Max Terán Valls, se mantiene el monitoreo constante sobre el nivel del cauce de la quebrada Guapil y el río Naranjo que corren en las cercanías del establecimiento de salud.

El funcionario destacó que, desde ayer, se activaron todos los comités de emergencias existentes en los establecimientos de salud y en las direcciones regionales de la CCSS; así como un centro de monitoreo en las Oficinas Centrales de la CCSS, donde se le está «llevando el pulso» al desarrollo de la emergencia climática.

«Las regiones se desenvuelven muy bien, ellos manejan tanto la parte logística como la organización de la respuesta a las emergencias», comentó el doctor Quesada.