Autoridades en Oftalmología de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) pidieron a la población ver el eclipse parcial de sol por internet o por transmisión directa de los medios de comunicación, pero si decide hacerlo, se debe utilizar protección adecuada y la exposición no debe sobrepasar los 30 segundos.

De acuerdo con la doctora Marisela Salas Vargas, directora de la Clínica Oftalmológica de la CCSS y el doctor Rolando Mora, oftalmólogo del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología, los eclipses solares siempre han gozado de gran popularidad entre la población, pero para observarlos debe utilizar filtros especiales que contengan el código ISO-12312 que certifica la protección adecuada para la visualización directa al sol.

 El oscurecimiento del día, la belleza plástica en todo momento del fenómeno y, sobre todo, la escaza frecuencia con que se producen, constituyen las principales causas por la fascinación de este tipo de fenómenos.

Según la especialista, esta espectacularidad podría hacer que algunas personas  olviden tomar las precauciones debidas al momento de observarlo, lo que podría generar graves lesiones oculares transitorias o permanentes.

Aseguró que lo más importante es recordar, en todo momento, que observar directamente un eclipse es tan perjudicial como mirar al sol sin protección ocular.   El sol, dijo, no se debe observar en forma directa con eclipse o sin eclipse.

De acuerdo con la especialista, la observación del fenómeno natural sin protección produce quemaduras irreversibles en la retina, a esto se le conoce como retinopatía solar o quemadura macular por eclipse lo que podría generar daños visuales y hasta ceguera.

Para evitar el desarrollo de estas  lesiones y poder observar el espectáculo sin riesgos,  los especialistas sugirieron tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • No observar el sol directamente, ni con instrumentos tales como: cámaras, telescopios, binoculares, u otros sin filtros.
  • Muchos materiales y métodos populares para observar un eclipse no son seguros. Los vidrios ahumados, las radiografías, los lentes de sol o los filtros de las cámaras de foto u otro dispositivo ópticos sin filtro, no se deben utilizar. Aunque reducen la cantidad de luz, no protegen la vista de las radiaciones de los rayos infrarrojos y ultravioletas.
  • No observar nunca la imagen del sol reflejada en un espejo ni en el agua.
  • Se recomienda el uso de filtros homologados y conocidos como lentes de eclipse que se venden en tiendas especializadas. Es muy importante que estos dispositivos estén homologados y que contengan impresas las instrucciones de uso.

La doctora Salas explicó, que, aunque se disponga de lentes con filtros solares, la observación del fenómeno debe producirse durante periodos inferiores a 30 segundos con intervalos de descanso de medio minuto.

Manifestó, también que cuánto más alta sea la ubicación de la persona sobre el nivel del mar, más riesgo tendría de sufrir lesiones oculares.

Asimismo, las personas con conjuntivitis o con lesiones oculares como retinopatía diabética, adultos mayores o niños tienen mayor contraindicación de observar el fenómeno.

En el caso de la población infantil o estudiantes en etapa escolar que deseen satisfacer la curiosidad científica, se deben alentar a observar el fenómeno de la manera más segura posible, una de ellas consiste en observar el eclipse a través de una imagen proyectada en la televisión o por internet.

La especialista recordó que hay grandes expectativas por el eclipse solar que ocurrirá el próximo lunes, por lo que es importante adoptar las previsiones adecuadas y evitar las improvisaciones o el uso de métodos caseros inadecuados que representen un riesgo para la salud ocular.