Foto ilustrativa de Revista Utopía

Las condiciones de salud en las que se encuentran las personas centenarias, que residen en la península de Nicoya sorprendió a especialistas del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), quienes cumplieron, este fin de semana, la segunda visita del estudio de campo de la investigación clínica que se realiza sobre esa población.

El doctor Fernando Morales Martínez, director de ese establecimiento de salud, dijo que es sorprendente las condiciones de salud de los centenarios, quienes a pesar de su longevidad, la mayoría son independientes, caminan por su propios medios, oyen y ven razonablemente.  Cabe destacar que la península Nicoya, en la provincia de Guanacaste, es considerada una de las cinco zonas azules del mundo a la par de Cerdeña en Italia, Ikaria en Grecia, la isla de Okinawa en Japón y Loma Linda en California.

A este grupo le correspondió examinar en su propio domicilio a 14 personas, entre ellos a María Norberta Marchena Díaz, una mujer de 102 años,  que tuvo 12 hijos y ella misma se asistió sus partos: preparó el agua previamente, sacó la placenta, se cortó el cordón umbilical, se atendió a sí misma y también y a cada uno de los recién nacidos.

La investigación de los centenarios arrancó este mes de julio, con el propósito de conocer las razones de su longevidad y reproducirlas al resto de la sociedad costarricense.   

Unos de los aspectos que llamó la atención de los especialistas es su espiritualidad, la red de apoyo familiar,  su sencillez, la mayor parte de esta población ha dedicado su vida al campo y la gran mayoría posee una pensión del Régimen No Contributivo de Pensiones (RNC).

 Es la primera vez que se estudia a esta población  desde el punto de vista médico; los especialistas del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología ya identificaron a 42 personas a quienes les realizarán una evaluación exhaustiva para sacar conclusiones que permitan dar luz para mejorar las condiciones de salud de la población que frisa los 60 años.  Al consultarle a doña Crecencia Pérez Carrillo, de 106 años, sobre cómo se sentía, ella le respondió a los médicos: “Yo estoy bien, lo único que tengo es vejez”.

La investigación incluye una valoración exhaustiva de su situación clínica, con ese propósito se les hacen diversas pruebas entre las que se incluyen las siguientes:

  • Pruebas de función cardio pulmonar.
  • Condiciones nutricionales ( peso y talla)
  • Oximetría de pulso.
  • Electrocardiograma.
  • Exámenes de sangre para conocer las funciones de diferentes órganos.
  • Evaluación de su marcha.
  • Dinamometría para conocer la fuerza muscular y articular.
  • Presión arterial.
  • Pruebas auditivas
  • Pruebas visuales.
  • Estado cognitivo.

Cada centenario es evaluado por dos geriatras, pues mientras uno recopila  los datos clínicos y del entorno, al otro le corresponde hacer el examen clínico. Esta experiencia, de acuerdo con el doctor Morales, ha sido fascinante.

 La evaluación dura aproximadamente dos horas y se hace en cada uno de los domicilios, los especialistas llevan todo un arsenal diagnóstico móvil que les permitirá efectuarles el chequeo integral que se requiere para el estudio.   En la investigación  también participan profesionales en estadística, psicología y nutrición.

El estudio cuenta con el apoyo del Centro de Docencia para la Investigación y la Enseñanza en Salud y Seguridad Social (CENDEISSS), las áreas de salud de Nicoya, Hojancha, Santa Cruz, Nandayure y del  Hospital La Anexión.  Adicionalmente, se dispone del apoyo de la Fundación Costarricense para la Docencia y la Investigación en Geriatría y Gerontología (FUNDOGEN) y cuenta con la asesoría de las universidades de Harvard, Boston y Dinamarca.