Melissa Solís Cordero / Periodista Periódico Mensaje

Por salud digestiva se entiende cuando la persona goza de un funcionamiento adecuado del aparato digestivo, que tiene como consecuencia la ausencia de malestares o enfermedades del sistema gastrointestinal. El 29 de mayo se celebró en todo el mundo el Día Mundial de la Salud Digestiva, por iniciativa de la Organización Mundial de Gastroenterología.

En Costa Rica, se carece de una educación nutricional preventiva adecuada, razón por la cual, el país se ubica en el segundo lugar en el mundo con mayor frecuencia de pacientes con cáncer digestivo, según lo afirmaron a Periódico Mensaje la Dra. Angie Tello, Nutricionista y Tecnóloga de Alimentos de las Clínicas Tello en Guanacaste; y el Dr. Jorge Vargas, Gastroenterólogo del Hospital Clínico San Rafael Arcángel.

En Guanacaste hay regiones con incidencias muy altas de cáncer de estómago: Hojancha, Colorado de Abangares, La Cruz; e incluso el cáncer de colon ha ido en aumento en la provincia de forma homogénea, a causa de un cambio en los hábitos alimenticios.

“Ya no es saludable como la de nuestros abuelos, con muchas frutas y vegetales, nos estamos americanizando, con más alimentos procesados que aumentan el riesgo de cáncer del aparato intraintestinal” dijo el Dr. Vargas.

Por su parte, la Dra. Tello, con cinco de años de ejercer en Guanacaste afirmó que lo más recurrente en la provincia, comparado a San José u otras zonas del país es el grado de estreñimiento.

“Los guanacastecos no acostumbran a tomar agua, el clima implica que en lugar de tomar dos litros se deben tomar tres litros diarios, y el problema radica en que el agua se absorbe en el colon donde se absorben las heces para ir al baño. Al menos cinco de cada 10 pacientes, es decir el 50% padece de estreñimiento. Situación que va en aumento por falta de educación  nutricional”, indicó la Nutricionista.

Generalmente, la mala salud digestiva comienza a presentarse con mayor frecuencia en la adolescencia tardía y en adultos jóvenes, donde comienza a haber más desorden alimenticio y a experimentarse el estrés, siendo lo que más repercute en el aparato digestivo.

“Mucha gente deja pasar por alto síntomas muy frecuentes como: la sensación de pesadez, inflamación, después de las comidas; estreñimiento, diarrea, exceso de gases, acidez y agrura, es importante no ignorarlos. Indicadores que no estamos gozando de una buena salud digestiva, y se debe investigar la causa”, manifestó el Dr. Vargas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado que cada año se presentan en el mundo 1,500 millones de episodios de diarrea, que matan a 1.5 millones de personas, en especial niños.

Entre las enfermedades que conlleva una mala salud digestiva está el síndrome digestivo irritable, conocido como colitis cuando persona se somete mala alimentación o exceso de estrés; diarrea o estreñimiento. Por otra parte, está el reflujo gastroesofágico que se muestra como acidez y la famosa gastritis asociada con dolor en la boca del estómago.

El estreñimiento aparece en personas con una digestión lenta.  “Sobre todo en mujeres, por una cultura que se desarrolló por padres de familia al indicarles que no fueran al baño en la calle aguantar ganas, se va lenteciendo el aparato digestivo. Además de la carencia en el consumo de fibra y líquido adecuado”, aseguró el Gastroenterólogo.

Según la OMS, el estreñimiento puede afectar en el mundo a un 15 por ciento de personas, siendo más frecuente en mujeres durante el embarazo, y en mayores de 65 años.

El estrés también repercute en primera instancia en el aparato intraintestinal, lo que se llama como colitis nerviosa y puede llegar a producirse úlseras y de ahí el cáncer digestivo. 

Alimentación Sana

Para tener una buena salud digestiva se debe tener una buena alimentación. Usualmente las malas prácticas nutricionales son los excesos de grasa, azúcar, picante, carnes rojas, lo que genera reflujos y colitis. Según la Dra. Tello, una dieta baja en grasa y en azúcar, con 5 o 6 tiempos de comida al día, equivale a una nutrición preventiva.

“Las cantidades de porciones de los diferentes grupos de alimentos va a depender del peso, estatura, grasa corporal, etc. del paciente, pero si se deben consumir todos. Dietas desbalanceadas ponen en riesgo la salud digestiva del paciente”, indicó la Dra. Tello.

¿Cómo comer? Ejemplo de un día

Desayuno: incluir una harina integral con alguna proteína como queso, que sea bajo en grasa.

“El problema es que muchos se levantan y no desayunan, el cuerpo es como un carro, cuando se despierta ocupa la gasolina que te da la energía, de lo contrario comienza a tener gastritis por aguantar hasta el almuerzo, y no hacen merienda, lo que ocasiona el reflujo”, expuso la Dra. tello.

El desayuno es esencial y es preferible hacerlo antes de las 8 am. Lo idóneo es comer cada tres horas. Por ejemplo se puede hacer la merienda a las 10 am y el almuerzo a las 12:30 pm.

Merienda: una fruta que controle la digestión por si tienes gastritis (los ácidos gástricos ocasionan problemas digestivos). Metabólicamente se baja hasta  10% más calorías si hacen todos los tiempos de comida.

“El problema es en la tarde el 70% de los pacientes problemas de ansiedad en la tarde. Se recomienda una barra de cereal, un pan integral con queso, una fruta, o un lácteo”, enfatizó la Nutricionista.

Almuerzo: mitad ensalada en el plato, harinas: una taza arroz y otra de frijoles, y la proteína blanca: pollo o pescado.

En la noche hay que cenar, similar al almuerzo.  Muchos no lo hacen por la idea de no engordar,

“Hay personas incluso que se les recomienda una merienda luego de la cena, por ejemplo a los diabéticos”, concluyó la Dra. Tello.