Melissa Solís Cordero / Periodista Periódico Mensaje

Con alegría y orgullo… brincos y asaltos, la joven Stefani Escalante, del Centro Educativo Católico San Ambrosio,  obtuvo las mejores notas en Bachillerato del 2016, de la región de Nicoya.

Aunque es vecina de Jicaral, Puntarenas, hoy la estudiante dice que parte de su vida y de su corazón pertenecen a Nicoya.

Escalante, aseguró que siempre estuvo dentro de sus planes alcanzar el bachillerato con honor, pero si bien es cierto, el triunfo le tomó por sorpresa.

“Me gusta la superación, no para decir que soy la mejor ni creerme más que nadie, sino por satisfacción personal”, manifestó.

Desde pequeña, sus calificaciones han sido brillantes, y en esta ocasión no dejó que fuera la excepción. En la prueba de Estudios Sociales obtuvo un 91, en Química un 90 al igual que en Matemática, 98 en Inglés, 97 en Cívica y 95 en Español.

La joven cursó su primaria en el Colegio de Jicaral, e incluso su sétimo año; pero sus últimos cuatro años la acogió el Colegio San Ambrosio, pero más allá de este Centro Educativo, la recibió lo que es hoy su bella Nicoya, donde ella pasa largos tiempos en su rutina diaria.

“Mis padres, ingenieros agrónomos de profesión siempre buscan mi superación, y fue por eso que eligieron el Colegio San Ambrosio y Nicoya que llegó a ser parte de mis días”, indicó.

A parte de este triunfo, Escalante enfatiza que ya tiene otro sueño cumplido. Este 2017 ingresará al TEC a estudiar Ingeniería en Materiales. Igualmente, con una destacada puntuación de 696, en la prueba de admisión.

“Lo que me lleva a esta carrera es aprender y crear. Quiero encontrar la forma de complementar mi profesión con ayudar a Costa Rica. Me veo trabajando en empresas tan reconocidas como Intel o IBM”, añadió.

En su tiempo libre le gusta leer (desde libros románticos hasta científicos), practicar caligrafía, cocinar, e incluso tiene un gran talento, toca  flauta traversa desde el 2010, fue integrante de la Banda Municipal de Jicaral, y de la Orquesta 25 de julio de Nicoya. 

La joven desea dedicar su vida a emprender proyectos. “Soy perseverante, responsable y me gusta intervenir en situaciones que están fuera de control pero sé que puedo hacer algo para ayudar a cambiarlas”, expuso.

Lo que más le gusta de Nicoya ha sido su gente, la forma en que la han acogido durante estos años. Aunque ahora se enrumba hacia otro destino, no la dejará atrás, seguirá tomándose su tiempo para visitarla, porque de ahí son sus amigos, pero lo principal, tiene que devolverle su granito de arena a esta tierra que también la vio crecer y por tan lindos recuerdos que lleva ahora en su memoria.

Escalante antes de terminar la entrevista con Periódico Mensaje, quiso enviar una motivación a las futuras generaciones “Les aconsejo que se esfuercen, porque la vida no es siempre estudiar, hay tiempo para todo. Busquen el equilibrio entre la vida social y el estudio, disfruten de esta etapa que se vive solo una vez; y al final, todo tiene su recompensa”, concluyó.

Su misión futura es crear, innovar y mejorar no sólo su vida, sino la de los demás.

La joven hoy dedica todos sus triunfos académicos a sus padres, familia, amigos y a todas las personas que la motivaron e impulsaron durante toda esta etapa, que como ella enfatizó ¡sólo se vive una vez!