Melissa Solís Cordero / Periodista Periódico Mensaje

Marco Tulio Gardela es un guanacasteco nacido en Quepos, en 1950.  Radica en Guanacaste desde hace más de 40 años.  No tiene cédula 5, pero sus luchas a favor de causas decisivas de la provincia lo han visibilizado como uno de sus líderes más auténticos, como un hijo por elección y convicción.

“Soy guanacasteco. Me he dedicado a descubrir, estudiar y definir cosas extraordinarias de la provincia, que nadie las conocía y que nadie se interesaba. Principalmente lo que tiene Guanacaste en lo histórico. Primero, inventé la palabra “Guanacastequidad”, la cual se forma de la identidad del guanacasteco. De ahí han aparecido varios trabajos, tenía que determinar qué era ser guanacasteco”, dijo Gardela.

Además agregó “Todo relacionado también en sus tradiciones, costumbres, todo lo fui uniendo. En Guanacaste encontré lo que no hay en ningún lado. Guanacaste es para mí una tierra de promisión, un país dentro de Costa Rica”.

Actual vecino de Barrio La Cruz y Filólogo de profesión, fungió de manera ad honórem y por convicción, como Asesor Provincial del Programa Educativo “Vivamos la Guanacastequidad”, que él  diseñó como proyecto, hace más de dos décadas.

Guanacaste es un singular territorio-identidad, por ello, en 1989, Gardela planteó un proyecto educativo para reflexionar sobre la identidad guanacasteca, su deterioro por diversos factores y la urgencia de preservarla y fortalecerla mediante el proceso educativo. En ese sentido, han sido más de 25 años de diferentes esfuerzos, en aras de concretizar una sistematización de voluntades que propicien un conocimiento integral de nuestro espacio geofísico.

“Un profesional no debe mantenerse alejado del contexto geosocial de donde ha surgido, por el contrario, su inserción es una manera ética para devolverle su aporte en nuestra formación académica”, aseguró Gardela.

Entre sus investigaciones, estuvo el Batallón de Moracia, el nombre que se le había puesto a Guanacaste en la Guerra contra los colonialistas, acontecimientos que muchos desconocían.

El proyecto original  “Vivamos la Guanacastequidad”, se relanzó como programa en el 2003, con la decidida participación de la diputada Ligia Zúñiga Clachar, para realizar acciones estructurales de tipo intra e interinstitucional, curricular y organizativo, que posibilitaran  aplicar en Guanacaste una educación pertinente, significativa y basada en su propia realidad. Sus postulados se fundamentan en que para ser mejores ciudadanos y  poder insertarnos en el mundo globalizado es imperativo conocer ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Cuál es nuestro patrimonio e identidad cultural?

Este proyecto tuvo el fin de fortalecer la cultura autóctona, mediante la incorporación de los contenidos de la Guanacastequidad en los Programas de Estudio, desde el primer ciclo hasta la educación diversificada.

Gardela ejemplifica, con plenitud, un ejemplo de vocación de trabajo y de honesto desempeño durante su ejercicio profesional, comunal y como miembro de la sociedad civil.

Fue uno de los fundadores y profesor de Español del Colegio Técnico Agropecuario de Liberia.  Trabajó como Asesor de Español en la Dirección Regional de Enseñanza de Liberia (DIRELI).  Fundó el Centro Literario de Guanacaste, el 20 de marzo de 1974; ha escrito la letra de algunos himnos de escuelas y colegios: actual Colegio Profesional de Liberia, Escuela Barrio La Cruz, Escuela Santa Ana de Belén de Carrillo, y otros.

“Toda su conformación social, histórica, cultural de Guanacaste es única. Con mucha relación directa de Mesoamérica, acontecimientos ilustres y extraordinarios”, concluyó Gardela.