Falleció Doña Lía Bonilla Chinchilla,? ‎Premio Nacional de Cultura Popular Tradicional en el 2005. Fue pionera en la investigación de la danza tradicional guanacasteca y una de las mujeres que logró situar en el escenario la esencia cotidiana y tradicional de la provincia de ?Guanacaste, con la creación del Conjunto Cultural Folclórico 25 de julio, de Liberia, hace más de 50 años.

Nació en Santa Cruz, Guanacaste, el 21 de noviembre de 1920, hija del abogado Cleto Bonilla Gutiérrez y de Simonita Chavarría Chavarría.

Fue educadora, estudió ballet y coreografía bajo la dirección de la coreógrafa cubana Martha del Pino, quien a su vez, fue directora del Ballet Concert de Miami, Estados Unidos. Más tarde se especializó en el diseño, confección de muñecas, así como en trajes folclóricos.

Dedicó su vida a promover y difundir dentro y fuera de nuestras fronteras el patrimonio cultural guanacasteco y de nuestro país. Por este motivo es que la UNESCO en 1974 le asignó un lugar dentro del Consejo Nacional de la Danza como representante de Costa Rica.

Doña Lía vivió 18 años en los Estados Unidos, contrajo matrimonio con el inglés Buller Benjamín Bennet Alder, maestro de las plásticas, pintor, retratista y especializado en miniaturas de marfil. Enviudó en 1979 y regresó a Costa Rica para sepultar en Liberia las cenizas de su esposo y luego trasladarse a Playas del Coco, donde  encontró el paisaje, el silencio, el diálogo con el mar y la inspiración para seguir cantando  su canción "Me lo dijo el Río".

En el 2013 editó su libro “Lía Bonilla, caminante de Guanacaste”, que recoge la vida y la obra de esta folclorista, quien a sus 95 años, continuaba viviendo frente al mar en Playas del Coco. Compuesto por 11 capítulos, el libro aborda el aporte único e irrepetible que ha dado Bonilla al folclor guanacasteco, con su pasión por la danza, con sus investigaciones sobre el vestido en Costa Rica, lo cual plasmó a su vez, en su colección de muñecas que lucen trajes típicos de diferentes grupos étnicos de su tierra, como los sabaneros y los aborígenes.

La queja de Bonilla se centró en que en el folclor difundido en Costa Rica, como auténtico de Guanacaste, se da la incorporación de elementos que no pertenecen a él, pero que se incluyen como sí los fueran, y ello ocurre, en su opinión, porque predomina un gran desconocimiento de los orígenes y raíces de lo que es ser guanacasteco, y del espíritu que prevalece en este pedazo de tierra que un 25 de julio de 1824, decidió anexarse a Costa Rica.

Lía es hermana de Jesús Bonilla, creador de “Luna Liberiana”, entre otras composiciones, una pieza que lo hizo famoso y por la cual será recordado.