• Circuito de 230 KV quedó energizado a principios de este mes.
  • Técnicos del ICE trabajaron durante 45 días para reparar daños en tres torres en río Aranjuez de Puntarenas, sin interrupción del servicio.
  • Nueva tecnología y traslado de ubicación elimina riesgo de más incidentes.

Técnicos del ICE trabajaron durante 45 días para reparar daños en tres torres en río Aranjuez de Puntarenas, sin interrupción del servicio.

Luego de 45 días de labores continuas sin impacto en el servicio eléctrico, cuadrillas del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) finalizaron las obras de reconstrucción en la línea de transmisión Barranca - Cañas, afectada por la tormenta Nate, en el sector de río Aranjuez de Puntarenas.

Para Luis Bogantes, coordinador de Líneas de Transmisión de la Región Chorotega, “el restablecimiento operativo de este enlace eléctrico es de gran importancia para el trasiego norte - centro, lo cual garantiza el abastecimiento de la demanda eléctrica, así como de la confiabilidad y estabilidad del Sistema Eléctrico Nacional; en especial, por la llegada del verano”.

Los trabajos consistieron en desviar la red desde la torre 39 hasta la torre 42, instalando tres nuevas estructuras y retirando cinco del trazado antiguo, bajo condiciones climáticas adversas de mucha lluvia y saturación de suelos. 

“Eliminamos de manera definitiva el riesgo de daños futuros por la crecida del río Aranjuez principalmente. El cruce sobre ese afluente se hizo instalando un conductor eléctrico de última tecnología y alta capacidad de trasiego que permitió pasar de una margen a la otra en un vano (distancia de una torre de transmisión a otra) de 792 metros”, explicó Bogantes.

Durante el periodo de trabajo en el sitio, el servicio eléctrico se abasteció con normalidad, debido a que la carga se trasegó por las líneas Arenal - Barranca, Barranca - La Caja,  Arenal - Ciudad Quesada  y Ciudad Quesada - San Miguel, como parte del diseño del sistema que asegura la continuidad y confiabilidad.