Un grupo de personas atacó a pedradas esta mañana a oficiales de la Fuerza Pública, funcionarios de Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) y de la empresa contratista en el sitio de la construcción del acueducto Sardinal-El Coco-Ocotal, en Sardinal de Carrillo, Guanacaste.

En el hecho, que se suscitó a las 6:30 de la mañana, produjo heridas en dos oficiales y un inspector de AyA en diversas partes del cuerpo, lo que requirió el traslado a la clínica del distrito de Sardinal para una valoración. Los impactos de las piedras, que provenían de todo lugar, por al menos 60 personas, hicieron que los escudos de protección se quebraran.

Por ello, lastimosamente se hizo necesario lanzar gas lacrimógeno en defensa propia para dispersar a los agresores. También sufrieron daños dos patrullas de la Fuerza Pública, un vehículo del AyA y maquinaria de excavación.

Los oficiales aprehendieron a una persona cuya identidad está por ser corroborada. La Fuerza Pública refuerza ahora el perímetro de trabajo para que esta situación no se vuelva a repetir.

Esta es la segunda ocasión en los últimos días en que opositores utilizan la violencia para retrasar las obras.

Durante años, AyA ha mantenido un proceso de diálogo y negociación con la comunidad de Sardinal y, producto de esa apertura, incluso el diseño de acueducto fue modificado para incorporar las solicitudes de la ciudadanía.

El jueves anterior, el grupo opositor cerró por la fuerza los portones del colegio de la comunidad donde se iba a presentar el más reciente estudio del acuífero Sardinal, elaborado en conjunto por SENARA, MINAE, AyA y UCR.

Estos estudios mensuales demuestran que el acuífero Sardinal es sano incluso en periodos de sequía y puede abastecer sin problemas más de 400 litros por segundo. Sin embargo, el acueducto que se construye aprovechará sólo 70 litros por segundo para las comunidades costeras del distrito.

Todos los grupos sociales han sido consultados y las Asadas, las asociaciones de desarrollo, la Municipalidad, las iglesias y escuelas y colegios favorecen al acueducto.