Publicidad
Publicidad

Los Centros de Educación y Nutrición y Centros Infantiles de Atención Integral (CEN-CINAI) agregaron desde abril de este año un nuevo horario de atención, este es de 5 de la tarde a 10 de la noche. El objetivo de abrir este horario es que los padres o encargados de los niños y niñas que atienden esos Centros, puedan laborar o estudiar. En Guanacaste el servicio se iniciará en Bagaces, Santa Cruz y San Roque de Liberia.

Actualmente 12 CEN-CINAI brindan ese servicio, pero se espera que a partir de julio próximo sean cerca de 41 los que estén operando en este horario, indicó la Directora Nacional de los CEN-CINAI, Gabriela Castro, quien agregó que la idea es ampliar paulatinamente este servicio para que se llegue a brindar en los 450 CEN-CINAI que operan en el país y que ofrecen el servicio de Atención y Protección Infantil en el territorio nacional, para niños entre 1 y 13 años.

Castro explicó que se  trata de una estrategia coordinada con el Ministerio de Educación para favorecer una mejor calidad de vida de las familias. “Mientras sus hijos se encuentran en un lugar seguro se favorece el estudio de sus padres o encargados para que tengan una mayor capacidad de empleabilidad”, detalló.

Actualmente, los centros que brindan el servicio nocturno se ubican en San Martín de Nicoya; Los Chiles de Alajuela, San Ramón de Alajuela, Naranjo, Sarchí Norte, Esquipulas,  Guararí y San Pablo de Heredia; Esparza, Jacó, Puntarenas y Los Almendros de Barranca.

El CINAI  de Guararí de Heredia inició  este modelo de atención como un plan piloto en el 2013 a solicitud de los estudiantes de los colegios nocturnos de la provincia;  hoy atiende aproximadamente 76 niños y niñas.

Estos doce centros infantiles  que están en funcionamiento nocturno reciben alrededor de 200 niños.

La doctora Castro dijo que la ampliación del número de centros a partir de la mitad del presente año depende de una modificación presupuestaria, que permitiría habilitar la atención nocturna en cerca de 32 establecimientos más.

En la zona Huetar Norte en La Fortuna de San Carlos, Aguas Zarcas, Pital, Ciudad Quesada, Santa Rosa de Pocosol, Santa Rita de Río Cuarto y San Rafael de Guatuso.

En Heredia, zona Central Norte, Barva, Atenas, y la comunidad de Bernardo Benavides. En la zona Central de Occidente: La Granja de Palmares; en el Pacífico Central en Costa de Pájaros y Judas. En la Central Este se está en trámite de contratos en Llanos de Santa Lucía, Cartago; en San Pablo de León Cortés y San Rafael de Turrialba; en la Central Sur en Pavas y en Ciudad Colón; Y en la región Brunca se va abrir en Río Claro de Perez Zeledón, Ciudad Neily, Palmar Norte, San Vito de Coto Brus, Buenos Aires, Palmares, Bo Sinaí  y El Clavel de Pérez Zeledón.

Castro señaló que en cada uno de los nuevos centros de atención nocturna, inicialmente se estarán recibiendo aproximadamente 15 niños, para gradualmente ir incrementando la población.

A las zonas costeras

Castro dijo que uno de los objetivos de la estrategia es brindar el servicio en las zonas costeras, porque hay muchas personas que trabajan en horarios nocturnos en hoteles, hospedajes, restaurantes o bares.

La docente de Educación Preescolar de la Dirección Técnica de CEN-CINAI, Zunny Martínez, dijo que el personal de planta se asigna de acuerdo al número de niños y niñas a atender y se capacitan para ofrecer servicio que garantice confianza, cariño, juego y  se preparen para el reposo.

“En los centros nocturnos, los niños llegan a las cinco de la tarde en microbuses. Se les recibe y se  inicia la jornada con actividades de hábitos de higiene como el lavado de manos. A las seis de la tarde se les da una cena, con todos los requerimientos calóricos que necesitan los infantes; el menú es supervisado por la nutricionista de  la oficina local  en conjunto con la técnica de nutrición del establecimiento”, manifestó Martínez.

“Luego entran a actividades reposadas o tranquilas porque ya es la noche; trabajan en grupo, se estimulan las áreas de motora fina, gruesa, cognitiva entre otras y,  cerca de las 8 y 30 de la noche, se sirve un colado o atolito con galletitas, luego es el niño quién elige las actividades siguientes como escuchar cuentos, música, pintar hasta que lleguen sus padres por él”, apuntó la funcionaria.

Es importante señalar que en comunidades alejadas de centros de población se realizan actividades en locales comunitarios, relacionadas con la promoción, crecimiento y desarrollo, alimentación complementaria a población infantil, mujeres en periodo de gestación y de lactancia como una acción de promoción de la salud  que favorezca el fortalecimiento de factores protectores y la disminución de factores de riesgo asociados a Malnutrición y Salud Mental en la población Materno Infantil en condición de vulnerabilidad.