Erika Fernández y Melissa Solís Cordero / Periodistas Periódico Mensaje

Los valores, la disciplina, la estrategia, son algunos de los principios que han llevado a Carlos Daniel Rosales a enamorarse cada vez más del taekwondo.

Ya casi suma dos años en este andar, y de pertenecer a la academia NBC Liberia. Con 16 años de edad y estudiante del Colegio Técnico Profesional de Liberia, invita a los jóvenes a practicar un deporte, porque además de ser una oportunidad única es sinónimo de vida.

“A través del taekwondo he aprendido principios importantes para la vida. He comprendido mejor la responsabilidad, la paciencia ante los obstáculos, el autocontrol, el respeto a mis semejantes, e inclusive a valorar el significado del estudio”, dijo el taekwondista.

Agregó “Me he convencido de que una persona humilde es grande en la tierra y los que no se superan es porque se hunden en las excusas y en la mediocridad”.

Rosales es cinta roja, segundo Kup y aspira con sudor, esfuerzo y dedicación alcanzar la cinta negra; y en un futuro próximo salir a competir fuera del país.

“El deporte es salud, ayuda a discernir entre lo bueno y lo malo. Nos evita los vicios y otras situaciones dañinas para la vida”, concluyó el liberiano.