El Teatro Nacional de Costa Rica (TNCR) recibió el 22 de mayo a los galardonados con los Premios Nacionales de Cultura 2016.

Los Premios Nacionales de Cultura, que otorga anualmente el Estado costarricense, reconocen la trayectoria de trabajo, esfuerzo, tenacidad y excelencia a la que han llegado personas, grupos artístico-culturales, intérpretes populares, así como otras organizaciones de base comunal, en diferentes disciplinas culturales.

En esta ocasión, Juan Jaramillo Antillón recibió el galardón que lo acredita como Premio Nacional de Cultura Magón 2016, mientras que a la agrupación Marfil recibió el Premio Nacional de Patrimonio Cultural Inmaterial Emilia Prieto 2016.

Los galardonados en artes visuales, audiovisuales, danza, música, teatro, literatura, investigación cultural, gestión y promoción cultural, así como comunicación cultural, también subieron al escenario del Teatro Nacional a recibir el fruto de su esfuerzo, el Premio Nacional de Cultura que les corresponde.

“Celebramos la cultura, y a las personas que trabajan por ella y enriquecen el patrimonio de todo un pueblo, con una labor que muchas veces es heroica, marcada por los sacrificios, el compromiso y la vocación. Un país nunca puede agradecer lo suficiente a quienes lo honran con este trabajo, y para mí es un honor ser parte de este merecido reconocimiento”, expresó Luis Guillermo Solís Rivera, Presidente de la República de Costa Rica.

Por su parte, Sylvie Durán Salvatierra, ministra de Cultura y Juventud, afirmó que “el Gobierno tiene el placer de expresar lo que es una sanción de nuestra sociedad a sus talentos; a quienes nos inspiran a través del arte, la creatividad, y que son los que le dan buena parte del sentido al Ministerio de Cultura y Juventud. De parte de Gobierno de la República, mediante el MCJ y todas nuestras instituciones que participan en este proceso, nos honramos en entregar este reconocimiento que la sociedad costarricense hace a estos destacados talentos”.

Lista completa de galardonados a Premios Nacionales de Cultura 2016:

☼ Premio Nacional de Artes Visuales Francisco Amiguetti

-Por la solidez formal y conceptual, coherencia y sensibilidad de una  propuesta en la que dialogan entre sí y con el espectador tres series fotográficas con la que se cierra el ciclo de una investigación de 15 años, que reflexiona sobre las relaciones entre delito, archivo, fotografía, producción de imágenes y su (in)capacidad de retratar la violencia y la fragilidad de la vida. Se otorga el Premio Nacional Francisco Amighetti de Artes Visuales 2016 en la categoría Bidimensional a la exposición “Capturas” de José Alberto Hernández.

-Se declara desierto el Premio Nacional Francisco Amiguetti de Artes Visuales 2016 en la categoría  Tridimensional, porque no se presentaron postulaciones correspondientes a los lineamientos establecidos en esta categoría, sea por postular obras independientes y no dentro de un contexto expositivo o porque no corresponden a una exposición efectuada en el 2016. En otras postulaciones las propuestas requieren mayor desarrollo para que  adquieran un valor propositivo de consideración. Por otra parte, hay otras exposiciones en las cuáles la parte técnica no está correctamente ejecutada ni integrada satisfactoriamente con otros recursos capaces de generar un discurso artístico realmente articulado.

-Por una exposición en la que se presentan facetas de su autor no puestas en diálogo anteriormente y que expresan  reveladoras relaciones entre el dibujo, el objeto, el archivo, la  intervención del espacio físico, la materialidad precaria y la creación entendida como proceso continuo y orgánico de espacios de posibilidad, tanto físicos como simbólicos, todo magistralmente integrado dentro de su complejidad con exquisita sencillez y potencia poética. Se otorga el Premio Nacional de Artes Visuales Francisco Amiguetti 2016 en la categoría Otros Medios, a la exposición “HABITAT/OBRA VIVA” de Rolando Castellón Alegría.

☼ Premio Nacional de Artes Audiovisuales Amando Céspedes Marín

-Por colocarnos como espectadores en el centro de una historia que envuelve y emociona, con pasajes que rescatan los desafíos y logros de sus protagonistas, trascendiendo el nivel de la simple información para dimensionar lo significativo de una institución pionera y emblemática en la vida artística y cultural del país a través de las posibilidades y particularidades expresivas del lenguaje cinematográfico, se premia en la categoría de  Producción u Obra Audiovisual 2016 a la obra “Tempo: La Orquesta Sinfónica Nacional”.

-Porque crea y transmite un universo propio con el lenguaje cinematográfico, y en su obra se aprecia la búsqueda y el riesgo en la toma de decisiones estilísticas, logrando una  identidad estética y narrativa, el jurado decide otorgar en la categoría de Dirección 2016 al Director Ariel Escalante Meza, por su película “El Sonido de las Cosas”.

-Por su capacidad para interpretar y plasmar visualmente un concepto estético y una atmósfera anímica, por medio  de un trabajo cuidadoso y sensible que más que enriquecer la narrativa se convierte en narrativa de la película, se concede el premio a la Mejor Realización Conceptual 2016 a Nicolás Wong Díaz, por su aporte como Director de Fotografía en el largometraje “El Sonido de las Cosas”.

-Se otorgan las siguientes menciones honoríficas:-A  José Mario Quesada Abrahams, por la creativa concepción gráfica, así como la destreza en la aplicación de las técnicas y herramientas de la animación digital, como un medio refrescante y atrayente que  potencia el uso didáctico y sensibilizador de la obra “Minuto Final”, los últimos momentos del Presidente Juanito Mora. -Por  su factura limpia y consistente, en la cual destaca una hermosa  fotografía que nos acerca y vincula a un conflicto remoto, al documental “Belleza”, valentía y fortaleza en la ocupada Cisjordania de Gloriana Jiménez Díaz.

☼ Premio Nacional de Danza Mireya Barboza

En la categoría de Mejor Interpretación Escénica 2016 a: 1) Melissa Montero Ovares por su interpretación en las coreografías “Yo soy” y “Estados Alterados” y a 2) Fabio Pérez Solís por su interpretación en “El 7” y “Cronología de una vida sin tiempo”. La  intérprete Montero a raíz de su concentración y control técnico construye una ejecución impecable con trayectorias claras y limpias, llevando al espectador a un mayor disfrute de la propuesta coreográfica. Pérez, por su parte, es un intérprete cambiante que conjuga tanto fuerza, flexibilidad y tiempo para lograr una compleja versatilidad en la construcción del lenguaje personal, potenciando sus propias características como bailarín intérprete.

-El reconocimiento a la Mejor Dirección Coreográfica 2016 se otorga a Nandayure Harley Bolaños, por su obra “Estados Alterados”. La dirección produce una cohesión entre los intérpretes tanto en el proceso creativo de la obra como en su ejecución, sacando provecho del riesgo, lo que genera una mayor complejidad coreográfica. En la obra, Harley, soluciona de manera eficaz y versátil las complejidades que implican la puesta en escena en un espacio no  convencional, soluciona activamente las limitaciones técnicas transformándolas en ventajas para enriquecer la propuesta.

-La categoría al Mejor Diseño Plástico 2016 se concede a Telémaco Martínez por su diseño de luces en el espectáculo “Antología”. Se destaca la manera de acompañar, resaltar y matizar las diferentes obras coreográficas que conforman el espectáculo. El señor Martínez logra ambientaciones sugerentes e integrales destacando la forma, la sombra y la profundidad, contribuyendo a reforzar la conceptualización de la propuesta.

☼ Premio Nacional de Música Carlos Enrique Vargas

Por el manejo de la técnica instrumental (o vocal) y dominio de los estilos musicales, la afinación, la precisión en la métrica, la versatilidad sonora y musical y la personalidad artística, se otorga a Ernesto Rodríguez Montero, el Premio Nacional de Música en Ejecución 2016.

-Se concede a Vinicio Meza Solano, el Premio Nacional de Música en Composición 2016, por su obra: “Episodios para fagot y orquesta 2016”, tomando en cuenta la técnica en la orquestación, elementos armónicos y formales originalidad, forma musical y personalidad intrínseca.

-Por la destacada técnica de dirección, la estabilidad del tempo, la sobriedad y precisión en el gesto y el conocimiento del estilo musical se otorga a Alejandro Gutiérrez Mena, el Premio Nacional de Música en Dirección 2016.

☼ Premio Nacional de Teatro Ricardo Fernández Guardia

Se premia a 1) Ana Ulate Sancho por su trabajo en la obra “La ciudad sitiada” y a 2) Eder Porras Brenes por su actuación en la obra “Fragmentos”, en la categoría de Mejor Actuación 2016. A Ana Ulate por su personaje dramático que lleva de la mano al público hacia un rincón íntimo del mismo, con una gran presencia actoral y un sentimiento realista, una gran construcción de personaje que logra comunicar con crudeza pero sin caer en estereotipo o excesos melodramáticos, la violencia que viven las mujeres en la guerra, aportando la medida justa a nivel actoral que enriquece el montaje postulado. A Eder Porras, por lograr la personificación con gran facilidad de  variedad de roles con gran dominio y soltura, sin caer en estereotipos. Utiliza pocos y sencillos recursos para transmitir una variedad de sentimientos, pasando de lo cómico a lo dramático sin dificultad y llevando al público a disfrutar de su personaje.

-Por su trabajo en el campo del diseño de vestuario destacando la magia  conseguida en la obra “Sueño de una noche de verano”, la sencillez y realismo de la obra “La isla de los hombres solos” y la elegancia de “Don Juan”, un conocimiento extremo no sólo de la época sino de la esencia de cada una de las obras creando diseños perfectos y acordes que realizan el trabajo teatral. Se otorga en la categoría de Diseño 2016 a Francisco Alpízar Córdoba.

-En la categoría de Dirección 2016 se premia a Luis Carlos Vásquez Mazzilli por la obra “Sueño de una noche de  noche de verano”, un increíble trabajo de gran gusto y con una unidad de estilo, una dirección no solo del espacio escénico y de cada imagen presentada en la obra, sino también un limpio  trabajo actoral del elenco que permite un disfrute total. Presentando al espectador un espacio escénico en congruencia con el desarrollo del mensaje, la obra y riqueza de la puesta en escena.

☼ Premio Nacional de Literatura Aquileo J. Echeverría

-Dramaturgia 2016 al libro “Tres pesadillas de un hombre con cabeza de gato”, de Bryan Vindas Villareal. El texto propone una concepción espacio-temporal caótica, reflejo de los ecos dispersos y discontinuos que los hechos impunes de femicidios cometidos por asesinos seriales desde los años ochenta, han tenido en el imaginario costarricense. La obra critica los roles de la masculinidad, la femineidad, la violencia, el femicidio y la impunidad. La trama plantea el peligro de  los ciclos de violencia contra las mujeres en nuestro país.

-Poesía 2016 al libro “Treinta y seis daguerrotipos de Diotima desnuda”, de Mauricio Molina Delgado. Se demuestra una clara conciencia de la tradición experimental de manera que, a través de un código metapoético,  representa un aporte relevante para la poesía costarricense. Se caracteriza por un discurso intertextual que el lector debe descodificar, que se nutre de distintos discursos clásicos y contemporáneos de poetas, filósofos y músicos. La estructura del libro es coherente y abre vetas de exploración poco seguidas en Costa Rica.

-Cuento 2016 al libro “Impúdicas”, de Arabella Salaverry, por el tratamiento que desarrolla sobre las diversas condiciones de la mujer a partir de una sólida estructura: la construcción de relatos cortos de sus protagonistas, mujeres cuyos nombres inician con A. Se trata de una galería de historias de personajes femeninos que descansa en un lenguaje poético sostenido y cuidadosamente seleccionado.

-Ensayo 2016 al libro “Detrás del trono (un viaje filosófico por el pecado, el delito y la culpa)”, de Ana Lucía Fonseca. Este ensayo representa la esencia de este género literario, pues reflexiona sobre los fundamentos del Estado laico y el Estado confesional, integrando de manera abierta y libre la perspectiva de la autora, sin que su punto de vista sea una posición definitiva. Esta premiación evidencia la posibilidad de que, a través del texto ensayístico literario, se abran vías de debate y se revalore este género como vehículo del pensamiento en el  país.

-Novela 2016, al libro “La alquimia de la bestia”, de Luis Diego Guillén. Es una novela que propone un planteamiento novedoso al reescribir la historia colonial del país, así como al abrir un nuevo paradigma en las construcciones que sobre este período ha realizado la literatura. Presenta un manejo discursivo cuidadoso, una propuesta estética novedosa y poco recurrente en las  letras costarricenses.

-Se otorga el Premio Nacional Luis Ferrero Acosta de Investigación Cultural 2016 a Iván Molina Jiménez, considerando que su libro “La educación en Costa Rica de la época colonial al presente” constituye una amplia y  compleja investigación, que sistematiza diversas y variadas fuentes con rigurosidad metodológica, así como un innovador aporte a las estrategias de investigación histórica. El texto  relaciona, con solvencia y originalidad, la historia del sistema educativo costarricense con sus contextos políticos, culturales, económicos e institucionales.

-Se concede el Premio de Gestión y Promoción Cultural 2016 a la Asociación Cultural Amubis, considerando su trayectoria mantenida a través de tres generaciones y adaptación a los requerimientos de los nuevos tiempos y movimientos artísticos, sosteniendo una  posición ideológica y una base conceptual sólida con respecto al arte y su función social. Amubis ha impulsado el proyecto de rescate de patrimonio cultural inmaterial así como encuentros nacionales e internacionales en el campo de las artes. Se reconoce su trabajo autogestionado, con un enorme arraigo comunitario, y la capacidad de mantener alianzas con las diversas instituciones contribuyendo a la creación de políticas culturales.

-Se concede el Premio Nacional Joaquín García Monge de Comunicación Cultural 2016 a Natalia Rodríguez Mata considerando su trayectoria, calidad del trabajo e impacto.

-Se declara desierto el Premio Nacional Pío Víquez 2016, porque el jurado considera que premiar una actividad tan importante como el periodismo nacional con solo dos postulaciones, no le hace ningún favor, ni a los premios nacionales ni al periodismo. Las obras no cumplen con el requisito mínimo de una pública notoriedad, en ambos casos es de muy poco acceso a la ciudadanía y no se puede  potenciar la trayectoria o legado periodístico de los textos. Además, ninguno de los postulados cumple con los criterios  base de 1) trabajo periodístico y 2) trayectoria, establecidos por el jurado evaluador.

☼ Premio Nacional de Cultura Magón 2016

Por ser un pensador que ha construido su reflexión humanística a partir de la ciencia. Su trabajo multifacético, visionario y comprometido se plasma en múltiples publicaciones tanto de carácter técnico, como sobre todo de naturaleza divulgativa y educativa. Ejerció responsabilidades como funcionario del Estado destacándose por su visión que trasciende el ejercicio tradicional de su cargo y su disciplina. En un momento histórico en el que los valores humanos esenciales se ven erosionados, la obra del galardonado aporta en la construcción de valores como la equidad, la igualdad, la tolerancia y la multiculturalidad. Se otorga el Premio Nacional de Cultura Magón 2016 a Juan Jaramillo Antillón.

☼ Premio Nacional de Patrimonio Cultural Inmaterial Emilia Prieto 2016

Porque ejemplifica la diversidad cultural mediante su expresión de la sonoridad afrocaribeña, al interpretar sonidos propios del ambiente limonense, evocando raíces, utilizando el inglés y el español así como ingredientes de calypso, bolero, cumbia, soul, soca, reggae, y otros -en sus diferentes modalidades locales, nacionales y latinoamericanas, a la vez que toda esta variada expresividad de la sonoridad afrocaribeña es aceptada por todo el país, transitando de este modo entre las diversas formas de cultura que lo componen, sea la de un público que asiste al Teatro Nacional, como el de conciertos en La Sabana, las discotecas y otros espacios. La inclusión de unos y otros explica, como lo menciona una de sus piezas icónicas, “Latinoamericano”, que “suena medio raro, pareciera mezclado, no tiene fronteras, es latinoamericano”, se otorga el Premio de Patrimonio Cultural Inmaterial Emilia Prieto Tugores 2016 al Grupo Marfil.