Una arqueóloga de gran trayectoria supervisa de cerca la construcción del acueducto Sardinal-El Coco-Ocotal para identificar la presencia de restos arqueológicos, como parte de la administración responsable del proyecto por parte de AyA.

La arqueóloga Ifigenia Quintanilla, conocida por sus 25 años de estudio de las esferas precolombinas, inspeccionó desde julio todo el recorrido de la obra y actualmente trabaja metros adelante de la construcción buscando restos arqueológicos.

“Lo que había arqueológico estuvo en la capa superficial, pero fue arrasado cuando hicieron el camino. Este es un camino de lastre que se ve que es muy viejo: venían, raspaban, ponían lastre y volvían a raspar”, comentó la experta.

La experta sí identificó un par de sitios con restos arqueológicos de interés, pero estos no están en el camino de la obra pública. ¿Qué sucedería si encuentra algo en el trazado de la tubería?

“Si hay algún resto que no esté perturbado, habría que parar, delimitar la zona y coordinar con el Museo Nacional el rescate arqueológico de eso, pero hasta ahora no ha salido nada en la calle”, explicó Quintanilla.

El AyA continúa la construcción de este acueducto que garantizará el derecho humano al agua a la población de El Coco y Ocotal. La obra cuenta con los permisos técnicos, ambientales y legales, como lo confirmó una sentencia de la Sala Constitucional de enero de 2017.