La FAO alertó que cada año se despilfarran cerca de 1300 millones de toneladas de alimentos.

En ese sentido, una reducción del 50 % en las pérdidas y desperdicio de alimentos a nivel mundial ahorraría unos 1350 kilómetros cúbicos de agua cada año.

La entidad manifestó que  1600 millones de personas se localizan en países o regiones con una absoluta escasez de agua, y para el 2025 dos tercios de la población del planeta podrían vivir bajo condiciones de estrés hídrico.

De ahí la importancia de potenciar el empleo racional del vital líquido, tomando en cuenta su empleo tanto para el consumo humano como industrial y agrícola.

Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)